Patronat Catalunya

Leyenda del Panteón Inglés

El Panteón Ingles, es un lugar lleno de cultura y tradición ubicado en la cima de los cerros de la población de Real del Monte, Hidalgo. Su nombre se debe a que en sus terrenos fueron enterrados mayormente personas británicas y europeas que vinieron al país a trabajar en la minería, también podría influir el hecho de que en 1851 fue donado por el inglés Thomas Straffon, un alto funcionario de estas compañías.

Leyenda del Panteón Inglés

En el cementerio se encuentran enterrados personajes celebres del estado, asi como otras figuras importantes de nacionalidad irlandesa, escocesa, china, holandesa, alemana y como hemos dicho, inglesa. Todos estos cuerpos repartidos en 758 tumbas decoradas con mampostería fina, y pequeñas estatuas. Las lapidas que tienen los nombres mayormente visibles corresponden a los ingleses que trabajaron en la mina y fueron importantes en este negocio.

Aparte de la fina decoración otro elemento que resalta son las insignias masónicas, que le dan un toque extra de misterio al camposanto. Asi como lo hacen las leyendas de terror que nacieron en este lugar, como aquella de “La Dama de Negro”.

La dama de negro es una mujer que lleva ropas oscuras, muy elegantes, y de estilo antiguo, también viste un sombrero con velo que cubre muy bien su rostro. Cuando hay madrugadas de neblina, ella se pasea al lado de la carretera entre Pachuca y Real del Monte, a paso lento, como si no tuviera intensiones de llegar a alguna parte, al divisar un auto, se acerca al camino para que la vean y entonces pide a señas que la lleven. Al notar la apariencia de la mujer, muchos desconfían, pero no falta aquel distraído o buen samaritano que acepta llevarla sin cuestionamientos.

Durante el trayecto, ella solamente cruza palabra con el conductor para indicarle su destino, y el resto del trayecto se llena con un silencio sepulcral, cuando finalmente llegan al lugar marcado, el chofer se da cuenta que esta frente a las puertas un cementerio, mientras la persona vive su momento de asombro, la dama baja lentamente del auto, su aspecto se torna traslucido, al igual que su cuerpo para asi poder atravesar las rejas de hierro que están cerradas.

Al ver lo ocurrido, los testigos huyen de inmediato, al darse cuenta que durante un largo rato estuvieron en presencia de un fantasma, y que incluso le ayudaron a llegar a su destino.