Patronat Catalunya

Leyendas cortas del Panteón de Dolores

Leyendas cortas del Panteón de Dolores

El Panteón Civil de Dolores, es el más grande y antiguo de la ciudad de México. Fue Inaugurado en 1872 por Juan Manuel Benfield y es famoso porque en su interior descansan grandes personajes involucrados en la Independencia del país, asi como artistas en diferentes ramas como: Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros, Emilio Carranza, Agustín Lara, Dolores del Río, entre muchos más, incluyendo a José Guadalupe Posadas, quien se encuentra en la fosa común.

Este cementerio es además uno de los mas grandes de América Latina, y entre las frías lapidas y tumbas no descansan solamente restos, sino también un sinfín de historias de fantasmas que no cualquiera tiene el temple para escucharlas.

La primera de estas leyendas cortas es la del “Angelito-Diablito”, un ser que se presenta a los visitantes saliendo de las tumbas más antiguas, y al pasar cerca de alguien lo golpea con su espada. Otra muy famosa es la del “Soldado Figueroa”, un general que todas las noches sale a vigilar el camposanto justo a la media noche, sus fuertes pisadas se escuchan por todo el recinto y pasa largo rato marchando por los pasillos, muchos lo han visto, y se dice también que los mas impresionables han encontrado la muerte al toparse con él. Un angelito más, en este caso una escultura de una antigua tumba cobra vida a las dos de la mañana, está a pesar de tener un aspecto triste y melancólico, dedica su tiempo a hacer travesuras, disfruta mucho asustando a los vigilantes, moviendo cosas de lugar mientras ríe estruendosamente para que noten su presencia. Tenemos también el relato de un niño que pide ayuda para encontrar a su mamá porque se siente solo. El cuento del “Charro Negro” también proviene de aquí, él se aparece ante las personas como un doliente, pero después revela su verdadera naturaleza como el Diablo.

Por supuesto no faltan los populares lamentos de mujeres y niños que se escuchan por el lugar, especialmente en el área de los hornos, y cientos de historias mas que la gente guarda celosamente y solo sale a luz cuando escuchan a alguien más hablar de ello.